martes, 11 de mayo de 2010

Del Mar al Titicaca

Ruta: Vila Vila (Tacna) - Yunguyo (Puno) - Copacabana (Bolivia)
Distancia: 420 kms
Tiempo de recorrido: 12 días.
Marzo, fue el mes en que Felipe Varela, conocido consultor de Turismo comunitario y conocedor de caminos pedestres, visitó el sur peruano y el hermano país vecino -Bolivia- llegando a las tierras de Copacabana. La experiencia de esta travesía queda corta en estas líneas con sólo recordar su gesto, la emoción de sus anécdotas de viaje y el recibimiento al grupo de caminantes que partieron de la playa de Tacna.
El viaje se inició en Vila Vila (wila wila vocablo aymara, rojo) no sin antes agradecer a mamacocha, para enrumbar al valle de Sama Inclán, Las Yaras, Chucatamani, Ticaco, Tarata, Challapalca (Tacna) y continuar por Ilave y Yunguyo (Puno) con una singular ceremonia en el Lago Titikaka; y ser recibidos finalmente en el apu K'apia por cerca de trescientos comuneros de Copacabana donde se pensaba concluiría la caminata, pero conociendo a Felipe con ese espíritu de caminante, no descansó hasta llegar a La Paz donde lo recibieron los funcionarios del Ministerio de Cultura.
La caminata sirvió para dar a conocer una ruta transversal -prehispánica- seguida por los aymaras (John Murra; 1975 en el ensayo "El control vertical de un máximo de pisos ecológicos en la economía de las sociedades andinas"; Garci Diez de San Miguel; 1567), talvez escasamente conocida. No obstante, esta ruta es parte de este sistema de caminos que integra el Qhapaq Ñan por la región del Collasuyo.
Nuestros caminantes, entre ellos, dos yatiris o médicos kallawayas bolivianos participaron con la finalidad de conocer no sólo la geografía tan variada, o de degustar potajes a base de camarones, challwas, chuños,  pesques, chairitos, papas nativas y el api (mazamorra), sino también de compartir con sus experiencias de vida y conocimientos de respeto a la naturaleza para conservar el medio ambiente, sensibilizar en la defensa y conservación del patrimonio cultural y natural. Elementos que con un buen uso y el recurso humano son puertas de desarrollo e integración.  
  
Por: Sumac Quilla




No hay comentarios:

Publicar un comentario