lunes, 18 de abril de 2011

SEMANA SANTA: TURISMO CULTURAL RELIGIOSO POR EL PERÚ

Esta semana se inicia la Semana Santa, fecha en que talvez muchos feligreses aprovechan en afirmar votos de fe cristiana. Y es para estas fechas, los pueblos del Perú se preparan de antemano para recibir a los visitantes nacionales y extranjeros, a revivir con ellos episodios de las sagradas escrituras como la muerte y resurrección de Jesucristo.

Siguiendo una ruta cultural, en la sierra sur, Ayacucho es una de nuestros mayores representantes para estas celebraciones, destacándose por sus numerosas iglesias coloniales de exquisita arquitectura e innumerables cuadros revestidos de pan de oro; procesiones y escenificaciones de los pasajes bíblicos, hermandades, cofradías y tradicionales potajes alimentan la cultura viva material e inmaterial de los ayacuchanos.  No deja de causar admiración la procesión de una singular urna de cristal que alberga el cuerpo del santo mientras que centenares de velas alumbran el recorrido. 

Procesión por la plaza de Ayacucho. Fuente: Galería de Oscar Pacussich
En el sur peruano, Omate (Moquegua) a 2169 msnm y a 3 horas de la ciudad de Arequipa, talvez con escasa difusión a nivel nacional, pero para el que desea conocer de cerca las costumbres del sur peruano, ésta es una buena oportunidad para visitarlo. Omate es una rica tierra frutícola, con un cálido clima y un volcán inactivo que hizo historia con su terrible erupción a fines del siglo XVI, el famoso Huaynaputina; según las leyendas locales los indígenas danzaban alrededor de la boca del cráter y colocaban piedras pequeñas formando un collar a fin de que no entre en actividad. Las tierras volcánicas contribuyen a la producción de vinos y paltas fuertes. Durante la colonia, fue una Encomienda donde se asentaron familias españolas, de ahí la construcción de su iglesia San Bernardo y muy cerca en el pueblo de Quinistacas, el santuario del Señor de Las Piedades de Quinistacas. En este último aprovechar en conocer la bodega de la familia Oviedo y los molinos de piedra y el reloj solar en Omate.

Poza mediana.  (Fuente Emptur Moquegua)
Para la semana santa, los pueblos de esta zona acostumbran a construir o levantar “posas” o altares, el de Omate es el más grande con más de 30 metros de altura y decorada con manteles en color blanco y cintas rojas, sus peldaños son adornados con cuadros de imaginería cristiana y cruces, algunos provienen de una herencia familiar. Lo particular de esta construcción es que es ejecutada por las comunidades vecinas y el pueblo de Omate, todos participan y contribuyen en traer palos de madera, mesas, bancas, sogas, cuadros, manteles y con sus especialistas en levantar posas[1] En suma, se evidencia el trabajo comunal, una costumbre ancestral de los antiguos suyus o talvez una remota costumbre de los pueblos preincas de alzar postes de madera en honor a los difuntos como el levantamiento de gallardete en Huamachuco (La Libertad). Pero es la imagen del Señor de Las Piedades (traido de España en el año 1555) quien alimenta y reaviva el espíritu religioso de los presentes recibiéndolo con arcos florales y cánticos, y a los feligreses a compartir del tradicional pan de Omate y dulces para la ocasión. En reconocimiento a esta singular tradición, el Ministerio de Cultura del Perú declaró el 10 de julio del año 2010 a la Semana Santa de Omate como Patrimonio Cultural de la Nación.[2]

Iglesia de Quinistacas
Alfombras de flores
 Semana Santa en Tarma, la ciudad se encuentra a cinco horas de Lima, su celebración es conocida por la decoración de sus calles adornadas con alfombras y arcos hechos en flores y plantas naturales del lugar. Flores como el geranio, arrayán y el alhelí son recogidos para esta ocasión. La población sin distinguir la edad y el género participan en la construcción de las alfombras ya que son parte de los concursos de los programas por semana santa.  Siguiendo un formato de la celebración religiosa católica, las actividades se desarrollan dentro de los días festivos concluyendo el domingo de resurrección o pascua.[3] 

Semana Santa en Tarma (Fuente: Munic. Prov. deTarma)
Sin duda, los lugares sugeridos son apenas uno de los tantos lugares que el Perú ofrece a sus visitantes. En estas celebraciones, es ocasión para degustar potajes y dulces festivos, panes como el mollete, papaya, tres coronas o bollos en Omate; el chupe de viernes o animarse a preparar unos dulcecitos para regalar a sus invitados y así les acompañen a seguir la procesión como suelen hacerlo los pobladores de Santiago de Chuco (La Libertad). Y si hablamos de dulces para esta ocasión qué mejor que revisar la publicación de los “Dulces de Moquegua” escrito por Rosario Olivas en reconocimiento a la “Ciudad de los Dulces” como es conocido Moquegua. 



[1] Antiguamente las poblaciones indígenas estaban obligadas a asistir al pueblo y celebrar las fiestas cristianas.

1 comentario:

  1. Hola Chasqui,

    Me llamo Elena Castro, soy de Quinistaquillas de la tierra del sol naciente Moquegua, te felicito por esta publicación al invitar a los turistas a conocer mi tierra. Aquí le esperamos para servirles, hacerles conocer más de este lugar, tenemos viñedos, bodegas, rica comida saludable y conocer el río Tambo a ver si se animan a hacer canotaje.
    Por favor publiquen más de esta parte del sur. Anímense a visitarnos.
    Una feliz semana santa. Elena

    ResponderEliminar